A Coll de Nargó se ha localitzado uno de los yacimientos de huevos de dinosaurio más importantes del mundo, El Mirador del Cretacio. Consta de una zona de huellas, restos fósiles vegetales i animales, huevos y nidos de dinosaurio.


También se puede visitar el museo Dinosfera. En él podréis ver fósiles de los últimos grandes dinosaurios que habitaron la Terra, conocer como era el mundo al final del periodo cretacio i descubrir que causó la gran crisis ecológica que puso fin al reinado de los dinosaurios.


Hasta principios del siglo XX, Coll de Nargó fue, junto con el Pont de Claverol, a la Noguera Pallaresa, el nucleo más importante de almadieros de Cataluña. De aquel arriesgado oficio, consistente en bajar madera por el rio, se conservan los recuerdos y vestigios que podréis ver en el Museu dels Raiers. El museo ocupa la antigua iglesia del Roser, al barrio antiguo de la villa. Además, cada verano, la asociación de 'Raiers de la Ribera del Segre' organiza la bajada de dos almadías entre els Clops de Fígols y el Pont d'Espia. Esta fiesta tradicional se celebra habitualmente el tercer domingo de agost.

El pueblo de Coll de Nargó es uno de los más ricos de la comarca de l'Alt Urgell en monumentos románicos. El más representativo es la iglesia de Sant Climent, declarada de interés histórico i artístico.


Si os atrevéis con la bicicleta todo terreno y estáis dispuestos a hacer una ruta de 46 quilómetros por buena parte del municipio de Coll de Nargó os recomendamos la vuelta a Gavarra. Convenientmente señalizada, os llevará desde la villa de Nargó hasta el nucleo de les Masies para continuar después por la Serra d'Arques y el Pla de Tolustre hasta Gavarra, desde donde se vuelve a Nargó pasando por Valldarques. Os adentraréis por bosques de roble y encina, atravesaréis rios, contemplaréis amplios paisages y, además, veréis románico.